El pez 007

Portada móvil

Un pez superespía surca las aguas australianas próximas a la Gran Barrera de Coral. Es el pez 007, Oxymonacanthus longirostris, capaz de camuflarse gracias a sustancias químicas que obtiene de su dieta, rica en coral. Se trata del primer ejemplo en vertebrados de un camuflaje de este tipo y ha animado a los investigadores a buscar otros animales que se comporten de manera similar.

TEXTO POR FERNANDO GOMOLLÓN-BEL
ILUSTRADO POR ÁNGELA ALCALÁ ALCALDE
ARTÍCULOS
ADAPTACIÓN | QUÍMICA | ZOOLOGÍA
2 de Febrero de 2015

Tiempo medio de lectura (minutos)

¿Prefieres escuchar el artículo?

Los animales a menudo se camuflan para despistar a sus depredadores. Insectos, reptiles, aves…, cientos de especies han evolucionado durante millones de años para intentar pasar desapercibidas y sobrevivir. Inevitablemente, cuando uno habla de camuflaje tiene en mente colores y texturas. Piensa en una liebre blanca que se confunde con la nieve, en esos insectos que parecen hojas o ramas o en esa lechuza que no hay quien encuentre pero que te despierta todos los días ululando a las cinco de la mañana.

Pero hay más tipos de camuflaje (o como lo llaman los científicos, ”cripsis”). Existe, por ejemplo, el camuflaje sonoro. Algunas polillas son capaces de emitir ultrasonidos que despistan a los murciélagos cuando intentan detectarlas con un sistema de eco-localización (un sistema como el que usan los cetáceos, que inspiró la creación del sónar durante la Primera Guerra Mundial). También existe el camuflaje químico, como el que utiliza el protagonista de nuestra historia: el pez 007.

Este pez vive en aguas australianas, en un ecosistema rico en coral del que se alimenta habitualmente. Al hacerlo, ingiere y procesa compuestos químicos del coral, parte de los cuales son los responsables de su olor. Mediante distintos mecanismos (la mayoría todavía desconocidos) el pez aprovecha esas sustancias y consigue oler a coral. Esto le da una enorme ventaja adaptativa, ya que le permite esconderse de sus depredadores, que son incapaces de distinguir (a cierta distancia) entre pez y coral.

Existe, por ejemplo, el camuflaje sonoro. Algunas polillas son capaces de emitir ultrasonidos que despistan a los murciélagos

Los investigadores han estudiado este fenómeno usando dos métodos distintos. Primero, situaron al pez 007 y al coral en extremos de una pecera. Soltaron en medio de la misma a un cangrejo que se alimenta del mismo coral que nuestro agente secreto y le taparon los ojos. El pobre cangrejo se mostraba desorientado, no sabía adónde ir. Los dos extremos de la piscina le olían al delicioso y preciado manjar, al pobre. Aproximadamente la mitad de las veces el experimento acababa bien para el cangrejo, que terminaba merendando gratis. Pero la otra mitad terminaba topándose con un escurridizo personaje que, tristemente, no era comestible para él. Conclusión: el olor del pez es indistinguible del que posee el coral incluso para un exigente gourmet.

Por otro lado, hicieron un experimento similar situando al pez cerca del coral y soltando un bacalao, el letal archienemigo de nuestro pez 007. El bacalao era incapaz de encontrar a su presa, perfectamente camuflada entre corales. Sin embargo, si 007 se escondía en un coral distinto al que habitualmente le sirve de desayuno (y del que, por lo tanto, no es capaz de copiar su olor), el bacalao terminaba dándole caza.

Oxymonacanthuslongirostris, el pez 007.
Oxymonacanthus longirostris, el pez 007. Fuente: Juergengoevert, Wikicommons.

El camuflaje químico se conoce desde hace tiempo. Sin embargo, los autores del estudio destacan que es la primera vez que se observa en vertebrados un camuflaje químico basado en la dieta. Se había percibido algo parecido en orugas, que sobreviven a los ataques de las hormigas gracias a una estrategia similar.

Es la primera vez que se observa en vertebrados un camuflaje químico basado en la dieta

En este sentido, los científicos están contentísimos con el descubrimiento de los planes secretos del pez 007 porque les plantea un montón de nuevas preguntas: ¿cómo consigue aprovecharse de los olores del coral? ¿Sería capaz de camuflarse en otros ecosistemas simplemente cambiando su dieta? ¿Existen más vertebrados en las filas de este grupo de espías vertebrados? Esperemos que con el tiempo seamos capaces de encontrar estas respuestas.

Referencias

Deja tu comentario!