Frida Kahlo, simbología narrativa

Portada móvil

El 13 de julio de 1954, a los 47 años de edad, moría en su ciudad natal (Coyoacán. México) Frida Kahlo, la artista, la poeta, la mujer, el símbolo.


ILUSTRADO POR ALBA DELIZ , ELABRELATAS , ROCA MADOUR , PAOLA VECCHI , JOSÉ PARADA , ÁNGELA ALCALÁ ALCALDE
MUJERES DE CIENCIA
13 de Julio de 2016

Tiempo medio de lectura (minutos)

El grave accidente que sufrió con dieciocho años marcó su vida y su trayectoria: le sirvió para aprender a pintar y a crear un universo propio, muy personal y repleto de simbología. Se convirtió en una maestra en representar metafóricamente sus experiencias y pensamientos.

Frida Kahlo fue mucho más que una pintora, mucho más que la mujer del pintor Diego Rivera, fue una revolucionaria que propagaba el nacionalismo revolucionario y se convirtió en un símbolo del feminismo.

Poco hay que no se haya dicho o escrito sobre Frida Kahlo, por lo que desde Principia, algunos ilustradores han querido rendirle su propio homenaje. Incluso hemos planteado para la ocasión el hastag #FreeDayKahlo que te invitamos a utilizar ;)

Paola Vecchi

«Siempre que veo una foto de ella me parece caída de otro planeta. El adjetivo que se me viene a la mente es "absoluta". La profundidad de su mirada recoge cientos de estrellas y su persona parece atravesar el espacio y el tiempo. ¿De dónde vino este ser?» 

Elabrelatas

«Retrato de amor y muerte en cada aliento.
A ti Frida"»

Ángela Alcalá

«Yo solía pensar que era la persona más extraña en el mundo, pero luego pensé: hay mucha gente así en el mundo, tiene que haber alguien como yo, que se sienta bizarra y dañada de la misma forma en que yo me siento. Me la imagino, e imagino que ella también debe estar por ahí pensando en mí. Bueno, yo espero que si tú estás por ahí y lees esto sepas que, sí, es verdad, yo estoy aquí, soy tan extraña como tú».

Roca Madour

«Cuernavaca Julio, 1953

 

Puntos de apoyo
En mi figura completa solo hay uno, y quiero dos.
Para tener yo los dos, me tienen que cortar uno.
Es el uno que no tengo, el que tengo que tener.
Para poder caminar
el otro será ya muerto!
A mí, las alas me sobran.
Que las corten
y...a volar!

(Diario personal de Frida Khalo)

 El rostro de Frida Kahlo, lo conocemos sobradamente, ya que ella se retrataba continuamente, no sólo en un afán de autoconfirmación, sino también, como bien ella afirmaba: “me pinto a mi misma porque soy a quien mejor conozco”.

Mientras su rostro se ha convertido en un icono del siglo XX, su cuerpo dolorido y amputado es menos explotado iconográficamente hablando. Quizás, porque lo feo lo descartamos, rechazamos aquello que es imperfecto y nos produce tristeza. Sin embargo para mí, hay tanta belleza en la obra de esta mujer, precisamente por hacer del dolor su fuente de inspiración, y de su trabajo, el medio por el cual canaliza todo su pesar.

En el año 1953, un año antes de su muerte, a Frida Kahlo le amputan su pierna izquierda ante una supuesta y amenazadora gangrena, sin embargo, ella ya era una mujer incompleta antes de perder uno de sus miembros, porque ya lo perdió en el momento que se separó del gran amor de su vida, Diego Rivera (1935).

 México, 1953

Sr. mío Don Diego:
Escribo esto desde el cuarto de un hospital y en la antesala del quirófano. Intentan apresurarme pero yo estoy resuelta a terminar ésta carta, no quiero dejar nada a medias y menos ahora que sé lo que planean, quieren herirme el orgullo cortándome una pata... Cuando me dijeron que habrían de amputarme la pierna no me afectó como todos creían, NO, yo ya era una mujer incompleta cuando le perdí, otra vez, por enésima vez quizás y aún así sobreviví (…)

 Yo he escogido un dibujo de su diario personal, para homenajearla el día en el que se cumplen 62 años de su despedida. Porque creo que es el que mejor la define, con la imagen se resume todo lo que fue Frida: su amor, su dolor, su obsesión llamada Diego y la búsqueda constante de ser por fin una mujer completa.

Gracias “Friducha” por toda la belleza que me has dado».

José Parada

«Amurallar el propio sufrimiento es arriesgarte a que te devore desde el interior».

Alba Deliz

Deja tu comentario!