#EfeméridesPrincipia

14 Agosto

Frédéric Joliot-Curie, ciencia y activismo político

Por Quique Royuela

Frédéric Joliot-Curie, además de un científico brillante, también fue activista político y luchó por los derechos de los trabajadores: llegó a ser presidente del Frente Nacional y tomó parte en la formación del Partido Comunista. También perteneció a la Resistencia durante la ocupación francesa por parte del ejército alemán, época en la que viajó a Inglaterra para ocultar parte del material de sus investigaciones y que este no cayera en las manos del ejercito enemigo.

El 14 de agosto de 1958 muere el físico y químico parisino Frédéric Joliot-Curie, Premio Nobel de química en 1935.

Es posible que la importancia de este científico haya pasado desapercibida entre algunas personas y que sea más conocido por haber sido el yerno de Marie Curie que por sus investigaciones sobre la estructura del átomo, pero lo cierto es que fue un científico excepcional.

Fue asistente de Marie Curie en el Instituto del Radio, donde conoció a la que sería su esposa y compañera de trabajo (y fatigas) Irène Curie, con la que tuvo dos hijos (Helene y Pierre). Al hablar de la trayectoria de Frédéric Joliot es inevitable incluir a Irène Curie, pues desarrollaron gran parte del trabajo juntos. Empezaron su labor investigadora con los trabajos —esenciales— que darían lugar al descubrimiento del neutrón y el positrón. Sin embargo, la aportación por la que esta pareja sería más reconocida consistió en descubrir la radiactividad artificial, produciendo elementos que no se encuentran de forma natural, como los isótopos 13 del nitrógeno, 30 del fósforo o 27 y 28 del silicio y aluminio, respectivamente.

Dejó en Instituto del Radio para dirigir el suyo propio en el que, junto a otros grandes científicos (Hans Halban, Lev Kowarski o Francis Perrin), trabajó en las reacciones en cadena necesarias para el desarrollo del primer reactor nuclear que pudiera utilizar la fisión nuclear (descubierta hacía poco tiempo) controlada para generar energía 

Frédéric Joliot-Curie, además de un científico brillante, también fue activista político y luchó por los derechos de los trabajadores: llegó a ser presidente del Frente Nacional y tomó parte en la formación del Partido Comunista. También perteneció a la Resistencia durante la ocupación francesa por parte del ejército alemán, época en la que viajó a Inglaterra para ocultar parte del material de sus investigaciones y que este no cayera en las manos del ejercito enemigo.

Llegó a ser director del Centro Nacional de Investigación Científica y un año después, una vez finalizada la guerra (1946), se convirtió en el primer Alto Comisionado para la Energía Atómica, mandato bajo el cual dirigió la construcción del primer reactor nuclear francés. Fue relevado de su cargo en 1950 por pertenecer al partido comunista, del que ya se empezaba a recelar en la nueva Europa post II Guerra Mundial. Siguió investigando y dirigiendo su laboratorio al tiempo que compaginaba su actividad científica con la política, lo que le llevó a ser elegido Presidente del Consejo Mundial de la Paz, siendo uno de los firmantes del manifiesto Russell-Einstein contra la proliferación del armamento nuclear.

En 1956, se convirtió, en el titular de la Cátedra de Física Nuclear en la Sorbona, sustituyendo a su mujer Irène, que había fallecido de leucemia.

Frédéric Joliot-Curie fue un intelectual amante de la música, el arte y la lectura. Murió en su París natal a la edad de 58 años tras varias crisis hepáticas.