#EfeméridesPrincipia

17 Agosto

Helio, un titán de la química

Por Quique Royuela

¿Quién descubrió el helio?

El 18 de agosto de 1868, el astrónomo francés Pierre Jules César Janssen descubre el helio, el segundo elemento más abundante del universo por detrás del hidrógeno. 

Fue descubierto por Janssen mientras observaba un eclipse solar y se dio cuenta de que había una línea amarilla en el espectro solar. Durante la observación del mismo fenómeno, el astrónomo inglés Norman Lockyer determinó que esta línea tenía una longitud de onda de 587,49 nm, la cual no podía ser atribuida a ningún elemento conocido hasta el momento. De esta manera, se planteó que el responsable de dicha emisión se debía a la existencia de un nuevo elemento en el Sol, al cual Lockyer llamó helio: nombre procedente de Helios, hijo de los titanes Hiperión y Tea y personificación del Sol en la mitología griega.

La obtención de la primera muestra de helio la llevó a cabo el químico escocés William Ramsay en 1895, mediante un experimento en el recogió los gases emitidos al exponer cleveíta —un mineral que contiene uranio— a ciertos ácidos minerales. El análisis por parte de Lockyer y William Crookes del gas recogido por Ramsay determinó la presencia del misterioso elemento con la longitud de onda de 587,49 nm.

Al mismo tiempo, los químicos suecos Nils Langlet y Per Theodor Cleve consiguieron aislar el helio de la cleveíta de forma independiente.

El helio está presente, aunque en baja proporción, en la atmósfera terrestre procedente de la desintegración de las partículas alfa de algunos elementos radiactivos que se encuentran en la corteza terrestre. Como curiosidad, en el Parque Nacional de Yelowstone existe una tasa de emisión de helio anormalmente alta y es debido a que la actividad volcánica de la zona libera el helio acumulado en la corteza terrestre.

Pero el helio está más presente en nuestras vidas de lo que imaginamos. Se han aprovechado sus característica para su uso industrial, en investigación, médico o lúdico. Se obtiene del gas natural y es utilizado como protector en la soldadura con arco; mezclado con oxígeno se usa en medicina para aumentar el flujo de oxígeno en las vías respiratorias de pacientes que sufren enfermedades respiratorias; en su forma líquida se utiliza para la refrigeración de equipos con propiedades superconductoras o en los laboratorios en técnicas de cromatografía de gases. Aprovechando su menor densidad que el aire, se utiliza para inflar esos globos que vemos flotando en el aire y hay quien lo ingiere para agudizar su voz y hacer la gracieta

Como podemos ver, el helio es todo un titán de la química. Llegó del Sol para dejarnos multitud de aplicaciones cotidianas en la Tierra.

Espectroscopía del sol
Espectroscopía del Sol. Créditos del gif: PRINCETON UNIVERSITY