#EfeméridesPrincipia

14 Septiembre

Pavlov, la fisiología digestiva y el reflejo condicionado

Por Quique Royuela

El 14 de septiembre de 1849 nace el científico ruso Ivan Petrovich Pavlov, el fisiólogo célebre por tener a su perro con más hambre que el susodicho de un afilador, que lamía las chispas para comer algo caliente.

El 14 de septiembre de 1849 nace el científico ruso Ivan Petrovich Pavlov, el fisiólogo célebre por tener a su perro con más hambre que el susodicho de un afilador, que lamía las chispas para comer algo caliente.

Pavlov - Principia
Pavlov

Ya en la universidad mostró sus notables aptitudes y pasión por las ciencias naturales, cuando escribió, con su compañero de facultad Afanasiev, un tratado sobre la fisiología de los nervios pancreáticos que les proporcionó un gran prestigio.


Fue un científico prodigio: se licenció en Ciencias Naturales en la facultad de Física y Matemáticas y después siguió estudiando fisiología en la Academia de Cirugía Médica, donde se ganó una beca de investigación, recibió varios premios y llegó a ser el director del Laboratorio de Fisiología en la clínica del médico ruso Sergey Botkin, quién le permitió continuar con su trabajo de investigación.

Sello dedicado a Sergey Botkin - Principia
Sello dedicado a Sergey Botkin 

Fue nombrado profesor de Farmacología de la Academia Médica Militar y catedrático de Fisiología, pero antes de esto, tuvo que defender, y lo hizo de manera brillante, su Tesis Doctoral (en 1883), basada en el trabajo sobre los nervios periféricos del corazón, estableciendo los principios básicos de la función trófica del corazón y demostrando que existía un patrón característico en la regulación refleja de los órganos circulatorios.

Bajo su dirección (desde 1890), el Departamento de Fisiología del Instituto de Medicina Experimental fue uno de los centros de investigación en fisiología más importantes. Aquí fue donde Pavlov desarrolló la mayor parte de su investigación, centrándose en la fisiología de la digestión. Desarrolló un nuevo método de investigación para el estudio de los órganos bajo condiciones relativamente normales, con lo que consiguió abrir el camino de numerosos avances de la medicina práctica.

Con su famoso trabajo de 1897 Conferencias sobre la función de las principales glándulas digestivas demostró que el sistema nervioso desempeña un papel fundamental y dominante en la regulación del proceso digestivo, lo que le dio no solo fama mundial sino que sentó las bases de la fisiología moderna de la digestión. 

Inevitablemente, entre sus investigaciones desarrolló ensayos sobre reflejos condicionados. Prestó especial atención al fenómeno de la secreción psíquica en animales causada por estímulos alimenticios a distancia, empleando el método desarrollado por el científico D. D. Glinskii. Por todos es conocido el experimento en el que a un perro hambriento se le acercaba comida y comenzaba a salivar. Después, el animal aislado tras un cristal se le mostraba la comida a la que no tenía acceso y salivaba de igual modo como respuesta al estímulo. Pero no solo esto, sino que demostró que el animal también salivaba cuando percibía un estímulo que iba ligado a la llegada de comida, como un sonido, aunque esta nunca llegase.

Perros de Pavlov - Principia
Pavlov en uno de sus experimentos

Tengo que reconocer que mientras escribía me he sentido como uno de los perros de Pavlov, salivando mientras escribo estímulos alimenticios.

Demostró que los reflejos condicionados se organizan en la corteza cerebral y esta actúa como organizadora de la actividad, siendo la principal responsable, estableciendo una base experimental para analizar de manera objetiva las complejas relaciones entre un organismo y el ambiente. Curiosamente, Pavlov presentó su trabajo La psicología experimental y la psicopatología de los animales sobre los reflejos condicionados en el 14º Congreso Internacional de Medicina organizado en Madrid en 1903, donde dejó claro que el reflejo condicionado es un elemento psicológico y fisiológico elemental, estableciendo un ensayo práctico sobre la teoría de Sechénov y los mecanismos reflejos de la actividad psíquica y desarrollando los tres principios de la teoría de los reflejos: el de determinismo, el de análisis y síntesis y el de la estructura, consiguiendo establecer las leyes que rigen el funcionamiento del organismo como un todo.

También investigó y elaboró una teoría sobre los reflejos condicionados artificiales, según la cual cualquier agente externo podría llegar a convertirse en un nuevo reflejo condicionado.

Recibió el Premio Nobel de Fisiología o medicina en 1904.

Pavlov había elevado la ciencia rusa al máximo exponente. El mismísimo Lenin no dudó en proporcionar al camarada Pavlov todo lo necesario para llevar a cabo sus investigaciones en fisiología, disciplina en la que en ese momento la Unión Soviética era líder mundial, siendo reconocido así por la comunidad científica con la organización del 15º Congreso Internacional de Fisiología en 1935 celebrado en Leningrado y Moscú. 

Pavlov fue un revolucionario científico cuyas aportaciones sentaron las bases de la fisiología digestiva moderna y generó una escuela de fisiólogos brillantes que continuarían su legado, ese del que todos nosotros podemos disfrutar ahora.