#EfeméridesPrincipia

22 Septiembre

Alice Hamilton, inconformismo y toxicología

Por Quique Royuela

El 22 de septiembre de 1970, moría la toxicóloga americana Alice Hamilton a los 101 años de edad, la primera mujer designada como miembro de la Escuela de Medicina de la Universidad de Harvard.

Alice Hamilton. Créditos: Women History

Esta inconformista neoyorquina optó por la medicina como medio de vida para poder ser independiente y sentirse útil. Llegó a convertirse en una de las mayores expertas en las enfermedades industriales y en la intoxicación por plomo (saturnismo o plumbismo). 

Se doctoró en medicina por la Universidad de Michigan y trabajó en el Hospital de Minneapolis y en el de Nueva Inglaterra para Mujeres y Niños. Se marchó a Alemania a completar su formación en bacteriología y patología y a su regreso a estados Unidos continuó sus estudios de postgrado en la Escuela de Medicina de la Universidad Johns Hopkins. Posteriormente se trasladó a Chicago donde dio clases de patología en la Facultad de Medicina de la Mujer (cómo no) de la Universidad de Northwestern.

Ya en Chicago, involucrada como estaba en el activismo social, compaginó la investigación médica con el espíritu reformista que le motivaba, ayudada por su amiga la socióloga feminista y pacifista Jane Addams, ganadora del Premio Nobel de la Paz (junto a Nicholas Murray) en 1931, a la que conoció en la Hull House de Chicago—casa fundada por Jane Addams y donde Alice Hamilton permaneció más de una década—, una casa de acogida que ayudaba a los huérfanos y hacía de escuela de tardes para adultos, guardería, cocina pública, biblioteca, servicio de búsqueda de empleo o escuelas de música y teatro. Todo un servicio público para personas sin recursos que servía también como institución sociológica desde donde se luchaba activamente por los derechos de las mujeres.

Hull House. Créditos: Enciclopædia Britannica
Museo Jane Addams. Hull House en la actualidad. Créditos: Enciclopædia Britannica

Al formar parte activa de la Hull House pudo estar en contacto con los trabajadores y se interesó por las lesiones y enfermedades que estos sufrían, desarrollando su labor en el campo de la medicina del trabajo, que en Estados Unidos estaba un tanto olvidada respecto de sus colegas europeos, decidida a cambiarlo.

En 1910, fue incluida en la Comisión de Enfermedades Profesionales de Illinois, que era el primer organismo de investigación de los Estados Unidos relacionado con la salud de los trabajadores. Sus observaciones y trabajo dieron lugar a la mejora de las normas de salud en los centros de trabajo y le proporcionaron un puesto como investigadora especial en la Oficina de Trabajo de Estados Unidos.

Tan solo nueve años después, se convirtió en la primera profesora de Salud Pública en el recién creado Departamento de Medicina Industrial de la Escuela de Medicina de la Universidad de Harvard, rompiendo las barreras de género establecidas en la época y abriendo una puerta en la historia de la educación superior de las mujeres. Aunque no todo era de color de rosa, pues las mujeres seguían siendo excluidas de las actividades sociales y los actos de graduación de los hombres en Harvard.

El gobierno de los Estados Unidos le dedicó un sello, uno de los actos que tienen las administraciones para homenajear a sus paisanos más célebres.

Sello de la Dra. Alice Hamilton. Créditos: Arago

A su muerte, en Instituto Nacional para la Seguridad y Salud en el Trabajo creo una entrega de premios con su nombre a científicos en ingenieros destacados.

Un acto que les honra y que demuestra que valoran el papel de las mujeres en la sociedad.