Ada Lovelace Day

Portada móvil

Hoy es el segundo martes de octubre y casualmente es 11, con lo que si estás familiarizado con el mundillo informático sabrás que hoy es uno de esos días binarios del año, 1110 (o 1011 si escribimos la fecha en el formato americano). Quizás esta podría ser una de las razones por las que celebrar hoy el día de Ada Lovelace, pero no tiene nada que ver.

TEXTO POR JAVIER DÍAZ-ROMERAL
ILUSTRADO POR ÁNGELA ALCALÁ ALCALDE
MUJERES DE CIENCIA
COMPUTACIÓN | STEM
11 de Octubre de 2016

Hoy, segundo martes de octubre, se celebra el día de Ada Lovelace: un día en honor a todas las mujeres que han contribuido —y a las que cada día contribuyen— con su compromiso y sus descubrimientos al avance de la sociedad en las disciplinas STEM (Science, Technology, Engineering and Maths), o lo que es lo mismo, Ciencia, Tecnología, Ingeniería y Matemáticas. 

La celebración de este día tiene como objetivo que se conozcan y reconozcan sus carreras de forma que sirvan de inspiración y modelo para que más mujeres se animen a trabajar en estas disciplinas. Y para esto, hoy es un día tan bueno como otro cualquiera. 

Puedes seguir todas las actividades relacionadas con la celebración de este día en la página web Finding Ada y a través de las diferentes redes sociales usando el hashtag #AdaLovelaceDay. 

En honor a este día, en Principia os presentamos a Augusta Ada Byron, universalmente conocida como Ada Lovelace, la primera persona en escribir un algoritmo cuyo objetivo era ser procesado por una computadora; la primera programadora de la historia.

Augusta Ada Byron nace en Londres el 10 de diciembre de 1815 como la única hija legítima del matrimonio entre la baronesa Anna Isabella Noel Byron y el famoso poeta inglés Lord Byron. Al mes de su nacimiento, Lord Byron abandonó a su mujer y a su hija, que murió cuando su ella tenía 8 años sin que se hubieran vuelto a ver.

Annabella, la madre de Ada, creció en el seno de una familia noble —era la décimo primera baronesa de Wentworth— y tuvo la suerte de recibir formación en diversas materias por profesores de la Universidad de Cambridge, sintiendo especial predilección por las ciencias y las matemáticas. Ada era una niña curiosa y extrovertida con un interés natural por la ciencia y la mecánica, tanto que a los 12 años se interesó por la anatomía de los pájaros para entender cómo volaban con el fin de diseñar una máquina voladora impulsada a vapor. Esta curiosidad no pasó desapercibida para su madre, que se preocupó en extremo por la educación de su hija y se aseguró de que recibiera clases de los mejores profesores posibles.

Augusta Ada Byron, universalmente conocida como Ada Lovelace, fue la primera persona en escribir un algoritmo cuyo objetivo era ser procesado por una computadora; la primera programadora de la historia.

Una de sus tutoras fue la matemática Mary Somerville, famosa por traducir el trabajo de Laplace en su obra The Mechanism of Heaven en 1831. Cuando Ada tenía 17 años, Mary le presentó al ingeniero mecánico Charles Babbage, que trabajaba en la creación de una máquina que le permitiera calcular con precisión el resultado de funciones matemáticas básicas como las utilizadas en trigonometría que se pudieran utilizar como tablas de referencia, y que pasó a trabajar en lo que llamó Máquina Analítica —Analytical Engine—. Esta máquina suponía todo un salto hacia el futuro puesto que se trataba de una computadora, programable mediante tarjetas perforadas, con la que poder realizar sus cálculos matemáticos. Aunque nunca llegó a fabricar esta máquina, su trabajo impresionó a Ada y ambos desarrollaron una profunda amistad, quizás motivada por la gran impresión que le había causado el intelecto de Ada.

En 1835 Ada se casó con William King, Barón de King, con quién tendría tres hijos. Unos años más tarde, en 1838 su marido fue nombrado primer Conde de Lovelace y ella por consiguiente, Condesa. Comenzó a firmar entonces como Augusta Ada Lovelace.

Las aportaciones de Ada Lovelace comenzaron a quedar patentes después de que en 1842 el ingeniero italiano Luigi Manabrea transcribiera una presentación de Babbage sobre la Máquina Analítica en la Universidad de Turing. Ada recibiría el encargo de traducirla del francés, idioma en el que publicaron la transcripción y que ella dominaba. Debido a que su conocimiento sobre la máquina de Babbage era mucho más amplio que el de Manabrea, Ada corrigió y amplió el documento en su traducción de tal forma que triplicaba en contenido al original.

En su traducción incluía la codificación de un programa con el que poder calcular los números de la serie de Bernoulli. Independientemente de los números de la serie, ya que podría haber usado cualquier otro problema, Ada Lovelace demostraba que estos se podían calcular a partir de las primitivas disponibles en la Máquina Analítica. Demostró cómo a partir de las operaciones básicas podía programar funciones más complejas que la máquina utilizaría para obtener resultados. A pesar de que Babbage también había escrito algunas funciones, las que proporcionó Ada eran más elaboradas y completas, además de que fueron publicadas antes y por esto se le considera la primera programadora.

Pero además, Ada demostró tener una visión mucho más amplia sobre las computadoras, ya que en sus trabajos dejó patente que una computadora podría procesar mucho más que números, imaginando que podrían crear música o gráficos. Y esto es lo verdaderamente rompedor, ya que se adelantó prácticamente un siglo al concepto de computador de propósito general.

A pesar de tener una mente brillante, Ada siempre tuvo una salud frágil y murió el 27 de noviembre de 1852 a los 36 años víctima de un cáncer de útero. Sin embargo, su legado está más vivo que nunca y hoy, en su memoria, y por todas las mujeres, celebramos el día de Ada Lovelace.

La portada forma parte de She, un libro ilustrado sobre mujeres en la ciencia que estamos preparando desde Principia.

Deja tu comentario!