#EfeméridesPrincipia

04 Abril

Carolus Clusius, historia de las plantas

Por Quique Royuela

El 4 de abril de 1609 muere Carolus Clusius (Charles de L’Écluse), uno de los botánicos más célebres por su dedicación a la descripción de plantas con carácter científico y a su uso ornamental.

Formado en derecho, decide abandonar esta disciplina tras el consejo del teólogo protestante Philipp Melanchthon, por lo que decide estudiar medicina y botánica. Lo hace en Montpellier bajo la tutela del médico Guillaume Rondelet (Rondeletious), experto en disentería además de ser reconocido por sus estudios en taxonomía zoológica y botánica.

Retrato de Carolus Clusius por J. De Monte. Créditos de la imagen: University Libraries Leiden
Retrato de Carolus Clusius por J. De Monte. Créditos de la imagen: University Libraries Leiden

A pesar de su formación como médico, principalmente, decide muy pronto dedicar sus estudios a la botánica, quizá influido por los años como asistente personal de Rondeletious o bien por haber traducido del flamenco (su lengua madre) al francés el archiconocido herbario Histoire des plantes, del médico, botánico y geógrafo flamenco Rembert Dodoens.

Imagen del libro Histoire des plantes. Créditos: Wellcome Trust
Imagen del libro Histoire des plantes. Créditos: Wellcome Trust

Fue un autor bastante prolífico en la traducción de obras a varios idiomas. Tal es así que a él hay que atribuirle el trabajo de traducción al latín de Historia Medicinal de las Cosas que se traen de nuestras Indias Occidentales, de Nicolás Monardes y del Tractado de las Drogas, y medicinas de las Indias Orientales, con sus Plantas debuxadas al bivo, de Cristóbal de Acosta. 

No obstante, su condición de médico le proporcionó un buen empleo como médico de la corte del emperador Maximiliano II, de la Casa de Habsburgo, con lo que no tuvo que preocuparse por su sustento y, además, podía tener acceso al jardín imperial, del que también fue responsable.

Tras abandonar Viena debido a la muerte del emperador, su valedor, decide aprovechar sus experiencias viajando por todo el mundo durante catorce años y publica varios volúmenes con la descripción de las plantas que él mismo describe en la zona de Austria y sus alrededores así como un tratado botánico de la flora de España titulado Rariorum aliquot stirpium per Hispanias observatarum historia, uno de los primeros libros en los que se describe la flora española. 

Ilustraciones del libro Rariorum aliquot stirpium per Hispanias observatarum historia
Ilustraciones del libro Rariorum aliquot stirpium per Hispanias observatarum historia. Créditos: Elaboración propia

Se le considera uno de los padres de la horticultura porque centra su interés en el uso de las especies botánicas como ornamento, dejando un tanto de lado su posible uso medicinal. Tanto es así que es él quien introduce el tulipán en Holanda, una planta que todo el mundo relaciona con este país y que sin embargo se trata de una especie exótica proveniente del lejano imperio Otomano. También funda un importante jardín en la universidad de Leiden —donde realiza sus estudios y daría clases de botánica hasta su muerte—: Hortus botanicus, en el que incluye especies llegadas desde todos los rincones del mundo, incluida España y Portugal.

Póster ilustrado del 425 aniversario de la fundación del Hortus botanicus celebrado en el año 2015. Ilustración de DoubleMatured
Póster ilustrado del 425 aniversario de la fundación del Hortus botanicus celebrado en el año 2015. Ilustración de DoubleMatured
Mupi en las calles de Leiden. Créditos DoubledMature
Mupi en las calles de Leiden. Créditos DoubledMature

Pero sin duda, su obra cumbre, o al menos por la que más se le recuerda, es su tratado Rariorum plantarum historia (1601) en el que se incluyó cientos de grabados de especies botánicas que él mismo había descrito con precisión milimétrica, algo que le otorgó la condición de ser uno de los primeros naturalistas en hacer descripciones científicas, so solo de plantas, sino también de setas, por lo que también es considerado un eficiente micólogo.

Portada del tratado Rariorum plantarum historia. Créditos: Wellcome Trust
Portada del tratado Rariorum plantarum historia. Créditos: Wellcome Trust

Pero como buen observador y curioso que era, no se limitó a la descripción botánica sino que cuatro años antes de su muerte decide publicar la que fue su última obra: Exoticorum libri decem, en la que incluye, además de plantas exóticas, animales, describiendo por primera animales como el Sphenicus magellanicus (pingüino de Magallanes), Pinguinus impennis (alca gigante) o Lorius garrulus (tricogloso garrulo), todos ellos especímenes que llegaban en barco a Holanda procedentes de las expediciones marítimas.

Pingüino de Magallanes. Créditos: NASA
Pingüino de Magallanes. Créditos: NASA

En su homenaje, el botánico francés Charles Plumier le dedicó el género Clusia de la familia Clusiaceae. Recibiendo otros homenajes a través de las especies Gentiana clusii, Potentilla clusiana and Primula clusiana.

Referencias

Apuntes de Botánica. Licenciatura de Biología. Universidad de Alicnte.- 1998-2002.
El renacimiento en los Países Bajos. Blogs Universidad de Alicante.
Carolus Clusius.
Hortus botanicus Leiden. Universidad de Leiden.
DoubledMatured.