María Teresa Toral. Amar, temer, partir.

Portada móvil

Amar, temer, partir. Los verbos modelo de la conjugación regular. Los verbos que cuentan la historia de María Teresa Toral.

TEXTO POR SOLEDAD MACHADO
ILUSTRADO POR EMMA GASCÓ
ARTÍCULOS
CIENCIA DE ACOGIDA | MUJERES DE CIENCIA | QUÍMICA
13 de Junio de 2017

Tiempo medio de lectura (minutos)

María Teresa nació en el seno de una familia culta y acomodada en 1911. La tercera de siete hijos, desde pequeña disfrutó de la nutrida biblioteca de su padre. El arte tuvo un lugar preponderante en su infancia, se dedicó al dibujo, la música y la escritura y su padre la introdujo en el mundo alquímico del revelado fotográfico.

Fue la primera universitaria de la familia. Su padre deseaba que estudiara una carrera práctica como Farmacia, pero su sueño era estudiar Ciencias para ser investigadora, no pasarse la vida detrás de un mostrador. Para conciliar sus deseos con las expectativas familiares, en 1933 completó las dos carreras. A continuación, consiguió el doctorado, dando los primeros pasos de la carrera de investigadora.

Su amor por la ciencia y su destreza para el trabajo en el laboratorio hicieron que en poco tiempo se convirtiera en una de las discípulas favoritas de Enrique Moles. Investigando juntos en el Instituto Nacional de Física y Química, publicaron varios artículos en revistas científicas, en su mayoría sobre la determinación de pesos atómicos. María Teresa construyó todos los equipos de vidrio necesarios para este trabajo. Con soldaduras perfectas ensambló senderos sellados al vacío, capaces de evitar cualquier escape de gas o líquido.

Puedes leer el resto de esta entrada en Ciencia de Acogida siguiendo este enlace.

Deja tu comentario!