#EfeméridesPrincipia

25 Marzo

Borlaug el padre de la revolución verde

Por Bernardo Herradón

El 25 de marzo de 1914 nacía Norman E. Borlaug (1914-2009), que está considerado como la persona que más ha hecho por evitar el hambre en el mundo en la segunda mitad del siglo XX.

Borlaug nació en Cresco, un pequeño pueblo de Iowa, donde vivía una importante comunidad noruega, de donde eran sus ancestros (su bisabuelo emigró a Estados Unidos a mediados del siglo XIX).

Borlaug se crió en la granja familiar ayudando en las labores agrícolas. Este trabajo como granjero le animó a estudiar Ingeniería Forestal en la Universidad de Minnesota donde se licenció en 1937. Tras trabajar brevemente en el servicio forestal de Estados Unidos, Borlaug retornó a la Universidad de Minnesota para estudiar Fisiología Vegetal, licenciándose en 1939 y doctorándose en 1942.

Entre 1942 y 1944 trabajó como microbiólogo en la Fundación du Pont de Nemours, donde se encargó de investigar productos fitosanitarios (bactericidas, fungicidas y conservantes).

En 1944, Borlaug aceptó un puesto como genetista y fisiólogo de plantas en el Programa para la Producción e Investigación en Trigo, que era una cooperación entre el gobierno mexicano y la Fundación Rockefeller. Su trabajo allí fue multidisciplinar, implicando la genética, patología de plantas, entomología, agronomía, ciencia del suelo, tecnología de cereales y mejora de especies vegetales. Esta investigación dio resultados espectaculares que permitió la obtención de cultivos más productivo de trigo resistente a la enfermedades; lo que fue un paso decisivo para alimentar a un planeta sobrepoblado. Aparte de en México, estas mejoras en los cultivos también se pusieron en práctica en Pakistán, la India y Argelia.

Por supuesto, la mejora de la producción de trigo, así como su calidad y resistencia, se basó en resultados de la investigación en modificaciones genéticas, que incluso permitieron obtener nuevos cereales híbridos, como el triticale, que es un híbrido del trigo y del centeno.

El trabajo de Borlaug encaja perfectamente con la última voluntad de Alfred Nobel, que pidió que los Premios Nobel se entregasen a personas e instituciones que hayan contribuido al bienestar del ser humano. Por esta razón, Borlaug fue galardonado con el Premio Nobel de la Paz en 1970 en reconocimiento por lo que su Revolución Verde había hecho por paliar el hambre en el mundo, que como dice uno de los lemas de la Revolución Rusa (‘pan y paz’), el disponer de alimentos contribuye a la paz mundial. Aunque Borlaug hizo un gran trabajo, aún queda mucho por hacer para que todos los seres humanos de esta planeta tengan alimentos.