Querido 2017

Portada móvil
TEXTO POR CRISTINA ESCANDÓN
ILUSTRADO POR ÁNGELA ALCALÁ ALCALDE
ARTÍCULOS
31 de Diciembre de 2016

Querido 2017, 

Este año solo te pido ser una intrépida.

Sí, como los que forman parte del Club de los Intrépidos, que —para los que no lo conozcáis— es un club muy especial, aunque mejor os explico. Desde Principia Kids hemos lanzado esta iniciativa para los suscriptores de la revista: un club secreto de esos que tienen cabaña propia entre los árboles, de los que uno se mueve en bicicleta, de los que tienen una bandera y un escudo que los identifica, de los que hacen que cada día se convierta en una aventura. Pero también es de esos en los que de vez en cuando te apetece cenar un bocata para salir rápido a reunirte con tus compañeros sin perder ni un minuto. Y, por supuesto, es un club en los que uno se vuelve valiente formando parte de un equipo que saca lo mejor de ti, y en el que cada uno aporta lo que sabe para encontrar soluciones. 

Un club que tiene un manifiesto como este:

Releyendo este manifiesto me doy cuenta de que ese club ya estaba creado desde antes. Principia, en sí misma, es ese club: sus colaboradores —redactores e ilustradores—, la distribuidora —Librerantes—, los libreros —un montón y cada día alguno más— y vosotros —nuestros lectores.

Todos y cada uno de los que hacéis posible que Principia sea una realidad, sois responsables de que yo misma sea más valiente, y me vais dando ese empujoncito necesario para seguir hacia adelante.  Por eso quiero compartir esto con vosotros. Hace unos días nos escribió un papá, cuyo hijo es todo un Intrépido, para felicitarnos por el proyecto y comentarnos que quizás la frase del manifiesto que dice «Los imposibles de hoy serán posibles mañana», en cierta manera le parecía poco realista. Y en parte no le falta razón. Sin embargo, quizás no conocía por qué estaba esa frase ahí y cual era su contexto y de ahí el sentido que tiene para los Intrépidos. De hecho, estoy tremendamente agradecida a este papá porque me ha hecho darme cuenta de que quizás deberíamos hablar más sobre nosotros, sobre las personas que estamos detrás de Principia y el contexto en el que todo se gestó. Así que me gustaría compartir con vosotros lo que pensamos, tal y como le expliqué a este intrépido papá. 

Quizás simplemente podríamos resumir la explicación en otra frase: «Somos muy chiquititos y sin vuestra ayuda esto sería imposible». Aunque es absolutamente cierto, lo que la verdad esconde va un poco más allá. 

La frase no es nuestra (ya nos gustaría), sino que se atribuye a Konstantin Tsiolkovski, un inventor ruso, autodidacta y con discapacidad auditiva, conocido como el padre de la cosmonáutica por su contribución —en parte— al desarrollo de la primera nave espacial. Sus ideas hicieron posible que el ser humano pusiera en órbita el primer satélite artificial y que poco después volara por primera vez al espacio, cuando Yuri Gagarin se colocó en órbita alrededor de nuestro planeta en un cohete construido según los principios establecidos por Tsiolkovski. Quizás con todo lo que hemos visto en la actualidad esto nos parezca una simple anécdota, pero nada más lejos de la realidad: fue una auténtica pasada.

Por eso, es una frase que utilizamos en muchas presentaciones para explicar qué es Principia. Algo que nos pareció imposible un día, un proyecto en el que poca gente creía, incluso de nuestro entorno más cercano, pero que poco a poco vemos como avanza y empezamos a creer que es posible, que quizás podamos llegar a volar algún día, como la aeronave diseñada por Tsiolkovski.

También sabemos que hay que ser realistas con los niños, que hay cosas que son imposibles de conseguir (o, al menos, altamente improbables). Sin embargo, con la citada frase nuestra intención no es más que animar a los más peques a expresarse sin límites, a ser creativos, a inventar y a que no cejen en su empeño por hacer las cosas que más les gustan. 

Por eso, Principia Kids —bueno, Principia en general— es una publicación en la que se habla de ciencia pero también es algo más. Es un sitio donde reside parte de cada uno de nosotros: de quienes ilustran, de los que escriben, y —por supuesto— de aquellos que nos leéis, sin los cuales esto carecería de sentido.

En cada número contamos (casi siempre sin darnos cuenta) algunas de nuestras vivencias personales, pues son las que nos han traído hasta este momento, hasta el día en el que se acerca el cambio de año. Por eso me tomo la libertad de explicaros esto desde un punto de vista personal. Llevamos con Principia cerca de tres años (uno de ellos dedicado íntegramente a prepararnos y desarrollarlo como Darwin manda) y podemos decir que es un proyecto viable…. en parte. ¿Por qué digo esto? Porque lamentablemente no nos permite vivir de ello, y sin embargo aquí seguimos, tirando para adelante, trabajando en otros proyectos para poder seguir financiando Principia, y trabajando muchísimo, sin más apoyo que el vuestro.
 
En estos tres años he disfrutado mucho pero no todo ha sido tan bueno como podría parecer. También ha habido tiempo para sufrir ciertos problemillas de salud relacionados con el estrés, el miedo, la incertidumbre y los apuros que hemos tenido que pasar para sacar este proyecto adelante. ¿Tres años con miedo? No sé si te ha pasado alguna vez pero al final lo somatizas y te pasa factura. Hay algo cultural, en nuestra educación o por lo menos en la que a mi me inculcaron que hace que emprender se viva así. Y por eso, para nosotros, esta frase la aplicamos a este tipo de cuestiones, a superarse y a enfrentarte a tus propios miedos. No es un reclamo publicitario, no es un frase de autoayuda, ni siquiera algo que apliquemos a la ciencia: es una frase de Intrépido.

Así que, 2017 solo te pido ser una intrépida, o mejor dicho… este año yo me propongo ser más intrépida.

Os deseamos un feliz 2017 y que podáis poner en marcha vuestros deseos.

Gracias a todos por este año.

Deja tu comentario!