Los hitos científicos de 2014

Portada móvil

Como todos los años y desde hace ya una eternidad, la revista Science publica un especial con los mejores logros científicos y/o técnicos publicados durante el año 2014 y elegidos –como novedad– a través de votación popular. Como no procede extenderse exhaustivamente en cada uno de esos 10 hitos seleccionados he decidido compartir una visión, necesariamente sucinta, de los mismos.

TEXTO POR JAL GUERRERO
ILUSTRADO POR CRISTINA ESCANDÓN
ARTÍCULOS
AVANCES
29 de Enero de 2015

Desde 1996 Science incluye una sección sobre las mejores noticias científicas de los 12 últimos meses. Este año el público que ha visitado su página web ha tenido, si no voz, al menos voto. Sobre una lista inicial de 19 hitos candidatos, finalmente se seleccionaron cinco finalistas. Algunos de ellos, sin embargo, no coincidieron en popularidad, con la idea de los asesores y editores de la revista.

Desde 1996 Science incluye una sección sobre las mejores noticias científicas de los 12 últimos meses

El caso más claro ha sido el de la misión Rosetta y el anclaje de su sonda, Philae, sobre un cometa de unos pocos kilómetros de diámetro y de nombre tan impronunciable como 67P/Churyumov-Gerasimenko. En prácticamente todos los medios que han dedicado un espacio a esta hitparade científica, esta noticia ocupó el Top10. Sin embargo, en la lista obtenida tras la votación de los internautas, nuestra pequeña “lavadora-sonda” se ha tenido que conformar con un honroso tercer puesto y el 17% de los votos.

Con sus escasas 57 horas de vida, la sonda Philae y su madre Rosetta proporcionaron información crucial sobre la composición del cometa 67P. El aterrizaje –o quizá mejor dicho, “cometizaje”– no fue tan limpio como se esperaba y, finalmente, Philae tuvo que anclarse en una zona con peor orientación hacia el Sol, su fuente de energía. Además de polvo y hielo, el cometa mostró la presencia de algunas moléculas orgánicas, algo que daría alas a los amantes de la panspermia, la hipótesis que defiende la inseminación de la Tierra con precursores de la vida llegada desde las estrellas.

La posibilidad de crear un ADN con nuevas unidades sintetizadas químicamente resultó el hito más popular. El posible nuevo alfabeto sintético genético acaparó el 34% de los votos. Se trata de un logro fantástico, consistente en la posibilidad de crear un nuevo código genético, pasando de dos pares de bases, A-T y G-C, (las “letras” de nuestro libro genómico) a tres, con la incorporación de nuevos nucleótidos sintéticos, X-Y. Esto ocurría en un laboratorio del sur de California. De momento, el fragmento de ADN sintético no codifica proteína alguna, pero todo podría cambiar en un futuro teniendo, de este modo, una herramienta poderosa para la creación de nuevas proteínas “a la carta”.

Por otra parte, la posibilidad de que la sangre de ratones jóvenes pudiera utilizarse para rejuvenecer a otros animales viejos quedó en 2º lugar con un 32% de los votos. A lo largo del 2014 varios grupos de científicos mostraron que la sangre –o algunos de sus componentes– de ratones jóvenes podía rejuvenecer músculos y cerebro de ratones viejos, planteando la posibilidad de que algo análogo pudiera suponer una forma de rejuvenecimiento en nuestra especie. La clave, al parecer, está en la reactivación de células madre –de músculos, por ejemplo– en los ratones tratados con la sangre de ejemplares jóvenes.

Con sus escasas 57 horas de vida, la sonda Philae y su madre Rosetta proporcionaron información crucial sobre la composición del cometa 67P

En 4º lugar, quedó la posibilidad de tratar la diabetes con nuevas células madre, que obtuvo el 11% de la confianza de los participantes. A los escépticos –por motivos científicos o filosóficos/religiosos– que descartaban una utilidad clínica a corto plazo de las denominadas células madre embrionarias (ES), el presente hito podría no agradarles: la posibilidad de convertir células ES en beta-pancreáticas, capaces de producir insulina y, con ello, ser una nueva esperanza para millones de diabéticos. No obstante, también las células iPS o pluripotentes inducidas podrían convertirse en indispensables en este largo, pero seguro, camino hacia la curación de la diabetes

En 5º lugar, los nuevos tratamientos contra la hepatitis C consiguió un discreto 6% de los votos internautas. Del resto de noticias, las subcampeonas –con o sin votación popular– podemos destacar las siguientes:

A lo largo del pasado 2014 se pudo observar cómo diminutos nanorobots podían colaborar entre ellos sin la supervisión humana, evolucionando y respondiendo a posibles situaciones nuevas. Nuevos softwares, entre otras innovaciones, están detrás de estos logros tecnológicos. En uno de los experimentos, miles de pequeños robots –del tamaño de una moneda pequeña– podían formar palabras y determinados objetos en 2D. Otros, inspirados en las termitas, podían construir elementales estructuras de forma coordinada.

La sangre –o algunos de sus componentes– de ratones jóvenes podía rejuvenecer músculos y cerebro de ratones viejos, planteando la posibilidad de que algo análogo pudiera suponer una forma de rejuvenecimiento en nuestra especie

Cambiando de noticia, biólogos evolucionistas describieron la forma y los tempos de la evolución que llevaron a los parientes de un bichito como el Tyrannosaurus rex hasta las aves modernas. Dos décadas de descubrimientos fósiles, con hallazgos esenciales en 2014, principalmente en China, han contribuido a este hito.

Nuevas investigaciones muestran cómo unos “grafitis”, consistentes en imágenes de manos, que llenan las cuevas Maros, en la isla de Sulawesi, Indonesia, tienen cuatro veces más edad de lo que se pensaba, esto es, unas 40.000 primaveras, convirtiéndose en un serio rival para el arte rupestre europeo –entre 35 y 39.000 años–.

La memoria, y su maleabilidad, han constituido otro de los logros del 2014. Estudios recientes han profundizado en las bases físicas de la memoria manipulando el cerebro de ratones con nuevas técnicas optogenéticas –combinación de métodos genéticos y ópticos– capaces de incorporar nuevas células nerviosas y activarlas en sitios específicos mediante pulsos de láser. Con dicha técnica, se pudieron suprimir, en estos modelos animales, recuerdos y crear otros falsos o, rizando el rizo, convertir el estado emocional asociado a uno de estos recuerdos, de negativo a positivo. ¡Increíble!

CubeSat es un tipo de minisatélite de poco más de un litro de capacidad, utilizado por universidades para llevar a cabo investigaciones espaciales, una herramienta educacional que empezó a funcionar hace una década. Ahora, esta tecnología encerrada en cajas de unos 10 centímetros de lado, con un coste que ha pasado de cientos de millones a cientos de miles de dólares, ha despegado más de 75 veces en el último año. Nuevos estudios sobre, por ejemplo, deforestación, desarrollo urbano o cambio climático pueden tener, en estas pequeñas cajas, nuevas oportunidades de estudio. Todo un récord.

Como se suele decir en estos casos, “si bien no están todas las que fueron, sí fueron todas las que están”. Se ha dado cobertura en los medios a otras muchas noticias sobre hitos científicos del pasado año. Es de justicia, mencionar, como botón de muestra, un par de ellos. Por ejemplo, El Cultural, con el que tengo el gusto de colaborar año tras año, destaca, además de la omnipresente Rosetta y su sonda Philae, la síntesis química de todo un cromosoma pequeño de levadura. También se menciona la mejoría experimentada por un parapléjico tras la inyección de células procedentes de su glía envolvente en el lugar de la lesión. Finalmente, en este sentido, la secuenciación del ADN del hombre moderno más antiguo hasta la fecha, 45000 otoños (por no repetirme), demostró que, desde unos 10000 años antes, los escarceos amorosos entre Homo sapiens y neandertales llevaron a que hasta un 2-5% de nuestro genoma sea interespecífico.

Por su parte, la plataforma digital OpenMind destaca a Rosetta (¡cómo no!), además del lanzamiento de un nuevo vehículo de última generación al espacio a cargo de la NASA: Orión. Los avances en la secuenciación de nuestro genoma por poco más de 1000 dólares y el descubrimiento de Kepler 186f, un exoplaneta a casi 500 años luz de nosotros no muy distinto de la Tierra también forman parte de esta selección.

La mejoría experimentada por un parapléjico tras la inyección de células procedentes de su glía envolvente en el lugar de la lesión

Las áreas de investigación que Science recomienda “no perder de vista” a lo largo del 2015 son las siguientes: Con el cambio climático cada día más evidente, nuevas investigaciones sobre el hielo del Ártico permitirán averiguar la magnitud de las subidas de las temperaturas y de la pérdida de los hielos que ya nunca más serán perpetuos. La llegada de ingenios marca “NASA” a las inmediaciones de Ceres, el mayor objeto del cinturón de asteroides, está abriendo el camino a la exploración de cuerpos celestes más allá de Plutón. La puesta en marcha, la próxima primavera, del Gran Colisionador de Hadrones en el CERN y, finalmente, nuevos estudios en inmunoterapia combinada contra el cáncer deberían marcar, asimismo, el rumbo de las investigaciones de un futuro inmediato.

Los escarceos amorosos entre Homo sapiens y neandertales llevaron a que hasta un 2-5% de nuestro genoma sea interespecífico

Lo que pudo ser…

Para concluir, es de justicia mencionar aquellos logros que, si me permiten el juego de palabras, se malograron:

Quizás, el nuevo brote de Ébola (con la infección de varios trabajadores de hospitales en España y EE.UU.) supuso un punto caliente mundial a lo largo de todo el verano 2014. Mucho antes, en enero, madrugamos con el supuesto fraude de la obtención de unas células madre milagrosas obtenidas mediante cultivo en condiciones de estrés en un centro de investigación japonés.

Por último, la posible huella del Big Bang detectada desde el telescopio del Polo Sur acabó también deshinchándose.

A partir de ahora tenemos 12 meses por delante para descubrir nuevos hitos y, quizás, confirmar las tendencias científicas adelantadas aquí.

Algunas direcciones donde ampliar información:

Deja tu comentario!