Los secretos del Águila

Portada móvil

La nebulosa del Águila guarda un secreto. El decimosexto objeto del catálogo de Messier (una lista con más de cien objetos astronómicos elaborada por el astrónomo francés del mismo nombre) fue fotografiado in fraganti por el telescopio espacial Hubble en 1995 mostrando tres gigantescas formaciones: la más grande mide unos 10 años luz de largo (más de 90 billones de Km). Se hacen llamar "Los Pilares de la Creación".

TEXTO POR ANTONIO PÉREZ VERDE
ILUSTRADO POR MARINA MANDARINA
ARTÍCULOS
23 de Febrero de 2015

Los pilares que escondía el Águila fueron esculpidos originalmente por la radiación y el viento procedente de una veintena de estrellas masivas, llamémoslas de primera generación. Junto al polvo interestelar tallaron una cavidad donde en su interior existen todavía zonas tan densas que el gas se contrae gravitatoriamente formando una segunda generación de estrellas.

Aspecto de los Pilares de la Creación en una imagen captada por el telescopio espacial Hubble en 1995
Aspecto de los Pilares de la Creación en una imagen captada por el telescopio espacial Hubble en 1995. Créditos: J. Hester/P. Scowen (ASU)/HST/NASA/ESA.

De hecho, el que la densidad sea mayor en los bordes ha propiciado que las cavidades pudiesen generarse. La envoltura está abierta por la parte de arriba como si fuera una chimenea.  La intensa radiación procedente de las estrellas recién formadas calienta el gas de sus proximidades, que se  expande creando grandes burbujas que atraviesan el gas más frío y denso que las rodea, de manera análoga a como le ocurre a las burbujas de vapor en agua hirviendo. El resultado lo podemos apreciar al final de las columnas, como si fuese humo saliendo de una chimenea.

Detalle de Los Pilares de la Creación mostrando cómo evolucionan a lo largo del tiempo
Detalle de Los Pilares de la Creación mostrando cómo evolucionan a lo largo del tiempo. Créditos: HST/NASA/ ESA/Hubble Heritage Team.

En la época de formación de Los Pilares de la Creación toda la zona estaba rodeada completamente por gas pero el viento interestelar generado por estrellas cercanas fue barriéndolo, dejando únicamente las densas envolturas y su contenido interior, tomando una forma muy parecida a lo que podemos ver en la actualidad. Si nos fijamos en el borde superior de la columna situada más a la izquierda de la imagen del Hubble, se puede apreciar un fragmento gaseoso que está desplazándose lejos de la estructura, destacando la violenta naturaleza de esta región de formación estelar.

Para celebrar el 20 aniversario de esta grandiosa imagen, el Hubble ha vuelto a la zona para mostrárnoslos con su WFC3 (Wide Field Camera 3) instalada en 2009, ofreciendo una claridad sin precedentes que se aprecia en los pequeños detalles como por ejemplo el resplandor multicolor de las nubes de gas, los rastros tenues de oscuro polvo cósmico y esos pilares del color del hierro oxidado.

Los Pilares de la Creación vistos por el Hubble 20 años después.
Los Pilares de la Creación vistos por el Hubble 20 años después. Créditos: HST/NASA/ ESA/Hubble Heritage Team.

La imagen de Los Pilares de la Creación destaca por ser la más fotogénica y evocadora que hemos capturado con los instrumentos de los que disponemos. Es tan popular que ha aparecido en cine, televisión, camisetas, incluso en sellos postales. Se han convertido en un icono revelando detalles que no habían sido vistos nunca antes.

Además de esta nueva imagen en luz visible, el Hubble también ha producido una imagen adicional tomada en el espectro de luz infrarroja, permitiendo entrar en el interior de estas estructuras y ofreciendo una visión desconocida de las mismas, transformándolas en tenues siluetas sobre un fondo salpicado de estrellas recién nacidas que ahora podemos ver en su interior.

Imagen del Hubble de Los Pilares de la Creación en el espectro infrarrojo.
Imagen del Hubble de Los Pilares de la Creación en el espectro infrarrojo. Créditos: HST/NASA/ ESA/Hubble Heritage Team.

Puede que las estrellas masivas del interior de los pilares los estén destruyendo lentamente, pero si no fuera por ellas no podríamos apreciar estas estructuras porque no habría luz ultravioleta suficiente como para que las nubes de oxígeno, hidrógeno y azufre resplandezcan.

De todos modos, varios científicos coinciden en que estos pilares ya han sido destruidos por una supernova local que estalló hace 8 000 - 9 000 años. Una serie de imágenes tomadas por el telescopio espacial Spitzer en 2007 así lo sugieren, concretamente debido a que las zonas más rojas indican un polvo tan caliente que su temperatura se podría deber precisamente a la explosión de una supernova.

Composición de imágenes tomadas por el telescopio espacial Spitzer en varios filtros de la nebulosa del Águila destacando la zona de Los Pilares de la Creación.
Composición de imágenes tomadas por el telescopio espacial Spitzer en varios filtros de la nebulosa del Águila destacando la zona de Los Pilares de la Creación. Créditos: NASA/JPL-Caltech/Institut d'Astrophysique Spatiale.

De haber sucedido así, esta supernova se habría visto desde nuestro planeta a simple vista en la constelación de Serpens Caput como una estrella extrañamente brillante 7 000 años después de la explosión, esto es, hace unos 1 000 o 2 000 años. Debido a la distancia que nos separa tan solo podríamos estar viendo los primeros efectos de la supernova, sin apreciar todavía la destrucción de los pilares. Esta supuesta supernova debería localizarse entre las estrellas masivas situadas en la parte superior izquierda de la imagen del Hubble y su onda expansiva podría haber desencadenado la creación de una tercera generación de estrellas.

Las simulaciones de los astrónomos basadas en las observaciones de Spitzer indican que esta onda expansiva se habría extendido hacia afuera, derribando los tres pilares hace unos 6 000 años, lo que significa que no seremos testigos de su destrucción hasta dentro de unos 1 000 años. En este caso, la onda expansiva habría desmoronado estos gigantes pilares de gas y polvo dejando al descubierto las estrellas recién nacidas.

Referencias:

Deja tu comentario!