#EfeméridesPrincipia

05 Febrero

Cuando Pi pasó a valer 3,2

Por Quique Royuela

El 5 de febrero de 1897 la Cámara de Representantes del Estado de Indiana se reunía para aprobar el proyecto de ley No.246 que otorgaba a Pi un valor exacto de 3,2. 

Lo que se conoce como proyecto de ley de Indiana Pi es uno de los intentos más sonados por tratar de establecer una realidad científica mediante decreto legislativo. 

Edwin J. Goodwin, médico y aficionado a las matemáticas, convenció al representante estatal Taylor I. Record, un agricultor y comerciante de madera, de haber conseguido una solución al problema de la cuadratura del círculo, un problema matemático que ya en 1882 Ferdinan von Lindemann había probado que era imposible de resolver: no se podía hallar un cuadrado de área igual a la de un círculo dado utilizando solo compás y regla.

Sin embargo, el osado Record presentó en la cámara dicha propuesta con la intención de, siempre según Goodwin, establecer la relación constante entre la circunferencia y el diámetro de un círculo, que Goodwin estableció como 16/5, es decir, 3,2, declarando que «la relación del diámetro y la circunferencia [pi] es de cinco cuartos a cuatro». Incluso Goodwin llegó a publicar estos resultados erróneos en el American Mathematical Monthly.

Bajo el escueto título Un proyecto de ley para un acto que introduce una nueva verdad matemática y se ofreció como una contribución a la educación para ser utilizada solo por el Estado de Indiana sin costo mediante el pago de cualquier regalía sobre el mismo, siempre que sea aceptado y adoptado por la acción oficial de la Legislatura de 1897. se presentó la propuesta ante la cámara del Estado de Indiana.

El proyecto de ley nunca pasó de ahí, de proyecto, gracias a la intervención de un matemático de la Universidad de Purdue (West Lafayette. Indiana), Clarence Abiathar Waldo, quien estando presente en la votación de la legislatura aconsejó que esta no se llevara a cabo, haciéndoles ver los errores que Record y Goodwin habían cometido en sus premisas y explicando la irracionalidad del número Pi.

Gracias a la intervención de Waldo, el 12 de febrero de 1897 se pospuso indefinidamente esta propuesta de ley.