Las huellas del tiempo

Portada móvil

A veces, ir a la playa no es un día típico de tumbarse y baño. A veces, nuestras costas esconden historias que no se nos ocurrirían a nosotros. A veces, nos aburrimos en la playa y no sabemos que tiene mucho más que ofrecernos. Lo común es que no nos fijemos, pero lo que pisamos tiene más historia de la que nos puede parecer a primera vista.

TEXTO POR RAQUEL MARTÍNEZ CANTÓ
ARTÍCULOS
GEOLOGÍA
11 de Noviembre de 2019

Tiempo medio de lectura (minutos)

La costa asturiana siempre ha sido una de las más visitadas del norte español pero, ¿sabías que en una de sus playas está uno de los primeros yacimientos de huellas de dinosaurios descubierto? En la playa de La Griega, en el municipio de Colunga, se encuentran unas de las mayores huellas de saurópodo del mundo – algo normal, porque los saurópodos fueron los dinosaurios más grandes que existieron (para que os pongáis en situación, Piecito, el protagonista de En busca del Valle Encantado, es un buen ejemplo de este tipo de dinosaurios, cuadrúpedo y vegetariano).

En esta playa podemos ver un bloque lleno de pisadas de estos animales jurásicos. Como son un poco difícil de distinguir por la erosión a la que están sometidas (oleaje, viento y  fracturas del tipo diaclasas, que aunque no conlleven movimiento son roturas), se ha puesto un cartel identificativo donde explica lo que podemos ver en ese bloque. Esto está a una pequeña altura, formando un mirador sobre el yacimiento, que es la mejor forma de verlo, aunque también se puede descender hasta el mismo bloque para fotografiarlo más de cerca – siempre con cuidado de no dañar el patrimonio para que otras personas puedan disfrutar del mismo o también investigarlo.

Cartel informativo y vista de las icnitas desde el mirador

Las pisadas (o icnitas, como se llaman realmente) se encuentran en una caliza gris, que pertenece a la formación Tereñes. Me explico, que a veces hablo “raro”. En geología se llama formación a rocas de edad y características prácticamente iguales, y se nombran según la localidad donde se encuentra el afloramiento en mejores condiciones. Por tanto, las icnitas se encuentran en rocas muy bien descritas en la localidad de Tereñes (cerca de la playa de La Griega), que son principalmente calizas de color gris oscuro. Estas rocas se depositaron en un mar interior somero, es decir, de poca profundidad, sin fuerte oleaje ni afección de las mareas -  un lagoon de plataforma  para los entendidos.

En la playa de La Griega, en el municipio de Colunga, se encuentran unas de las mayores huellas de saurópodo del mundo.

Podemos deducir, por tanto, que podemos ver actualmente las icnitas de dinosaurios porque en su momento paseaban por la costa fangosa donde quedaron las marcas de sus huellas.  Allí podemos ver icnitas de más de un metro de diámetro, siempre con el borde abultado por el desplazamiento de barro formado en el momento de la pisada. También encontramos huellas de un saurópodo más pequeño y otras de dinosaurios de tipo terópodo (dinosaurios bípedos y carnívoros que comparten un antecedente común con los saurópodos, ya que ambos grupos tienen cadera de reptil).

A este yacimiento se llega por un camino señalizado por el borde montañoso de la playa actual de La Griega. El camino no es difícil, pero sí tiene varias subidas y bajadas ya que vamos por la montaña. Una vez visto este podemos dirigirnos a través de la playa, andando por la arena, hasta otro pequeño yacimiento enclavado en bloques sueltos de arenisca roja. Estas rocas perteneces a otra formación, la formación Vega, un nivel de tonos rojizos de materiales tipo arenosos compactados. Estos materiales se formaron antes que los que se ven en el primer afloramiento, por lo que son más antiguos (aunque no se llevan mucho). Aquí también se ven huellas de saurópodos, aunque no se puede saber si pertenecen a un mismo individuo o a varios, ya que están en sentidos opuestos unas con otras.

Icnitas en primer término (con escala humana para ver lo grandes que son) y playa actual al fondo.

El itinerario total son unos 700 metros, por lo que se puede hacer fácilmente en un día de playa para enriquecer el día y ver cosas distintas. Por ello recuerda, las playas también tienen su historia y no siempre  han sido tal y como las ves. ¿Te atreves a investigar un poquito sobre la historia de la playa donde sueles ir? Y si vas a La Griega y te quedas con ganas de más, visita el Museo del Jurásico de Asturias, a pocos kilómetros de allí, para conocer mucho más cómo era la costa asturiana en tiempos de los dinosaurios.

Más información

—García – Ramos, J.C.; Aramburu, C. 2010. Las sucesiones litorales y marinas restringidas del Jurásico Superior. Acantilados de Tereñes (Ribadesella) y de la playa de la Griega (Colunga).
Museo Jurásico de Asturias.

Deja tu comentario!