Manantial, el agua como fuente de vida

Portada móvil

La desertificación es uno de los problemas principales con el agua que viviremos en España por culpa del cambio climático. Yo, Manantial, puedo controlar el agua y usaré mi superpoder al servicio del Escuadrón S para evitar este problema. Pero necesitaré vuestra ayuda: aunque no tengáis superpoderes como yo, hay muchas cosas que podéis hacer para ayudar a preservar el agua.

TEXTO POR SERGI VILA
ILUSTRADO POR NURIA RODRÍGUEZ
ARTÍCULOS
CICLO DEL AGUA | ESCUADRÓN SOSTENIBLE | SOSTENIBILIDAD
27 de Junio de 2019

Tiempo medio de lectura (minutos)

Pequeños gestos para el ambiente. Capítulo II

Cuando tienes que caminar varios kilómetros al día para conseguir agua. Cuando no puedes regar los cultivos que son tu sustento. Cuando el agua que tienes cerca está contaminada. Cuando alguno de estos problemas ocurre, estamos hablando de escasez de agua. Y eso, a veces, podría ser un factor que desencadene una revuelta social.

Puede que estos problemas queden muy lejos para los países del primer mundo, pero yo lo viví en primera persona en mi voluntariado en África. Y querer ayudar a la población local casi me costó la vida, puesto que di casi toda mi agua, durante un mes, para poder proporcionar este líquido a los que lo necesitaban más que yo.

Me llamo Manantial y quizá os preguntaréis qué hice para casi morir deshidratado. Desde pequeño tengo la habilidad de controlar el agua: puedo manipularla a mi antojo. Pero no fue hasta mi viaje a África que me di cuenta de su importancia y de lo que podía hacer para ayudar a las personas.

Aunque mi amiga Noinatza ya adelantó algo hace poco, extraje casi toda el agua de mi cuerpo para poder dársela a los demás. Eso, día tras día, recuperándome lo justo por las mañanas capturando el agua del aire por condensación. Vaya, lo que hace el Warka Water, pero en persona.

Producir cualquier cosa requiere agua: una sola camiseta de algodón necesita casi dos mil quinientos litros de agua, un kilo de carne de vaca necesita más de quince mil litros y un kilo de manzanas más de ochocientos litros.

El agua en España

En Andalucía, donde vivo, mis poderes no son tan necesarios, pero las consecuencias del cambio climático pueden hacer que dentro de poco lo sean. Hay que tener en cuenta que tres cuartas partes de España están en riesgo de desertización y casi una quinta parte tiene un riesgo alto o muy alto.

La población española consume una media anual de casi dos mil quinientos metros cúbicos de agua por habitante, más o menos cerca de la media europea. Vaya, que cada español y española consume una piscina olímpica, aproximadamente, al año. Y somos más de cuarenta y seis millones. Pero lo alarmante de este dato es cuando uno se da cuenta de que aquí no llueve tanto como en Francia, Suiza o Bélgica.

Si a esto le sumamos el agua usada en agricultura, así como en limpieza urbana, producción de materiales y productos, entre otras cosas, nos damos cuenta de la cantidad de agua que consumimos en un país donde cada vez será más escasa. Y no, hacer más pantanos y trasvases no es la solución, puesto que el medioambiente también necesita agua.

Viendo este panorama, quizá sí que necesitaremos usar mi poder para asegurar el futuro, ¿no? Pues no diré que no, porque para eso estamos el Escuadrón S luchando para tratar de revertir los efectos del cambio climático. Siempre viene bien tener a gente con capacidades extraordinarias para luchar contra los enemigos. Y vuestra ayuda, que es esencial.

Pocos habréis visto a Árido y Polvus, contra quienes me enfrenté en África. Pero a quien temo en España es a Drout y sus temibles sequías, cada vez más fuertes. Los efectos del cambio climático le están fortaleciendo y sus secuaces se están movilizando por todo el mundo, siendo España, y especialmente el sur, uno de sus principales objetivos.

Y no, hacer más pantanos y trasvases no es la solución, puesto que el medioambiente también necesita agua.

Tampoco hay que olvidar a Politenus y Ueist, que contaminan las aguas, o a Ceodos, que termina acidificando los océanos. Pero ellos son los enemigos principales de mis compañeros Cicles y Noinatza, a quienes ayudo de vez en cuando.

Pero por muchos poderes que tengamos, estos enemigos son muy fuertes y sus actos nos afectan a todos. Por eso mismo, vosotros, aunque no tengáis mis poderes, también podéis ayudar a derrotarlos y hacer un mundo mejor. Nosotros nos inspiramos gracias a la fuerza de Greta Thunberg, y queremos hacer lo mismo con el resto de la ciudadanía.

Un trabajo en equipo

Sobre todo ahora, en pleno verano, es más que necesaria vuestra colaboración. Hay muchas acciones sencillas que pueden ayudar. Algunas son muy conocidas: cerrar el grifo al lavar manos, pelo, dientes o platos; ducharse en vez de bañarse; usar el lavavajillas y la lavadora cuando estén llenos del todo o poner una botella llena en la cisterna del váter.

Otras quizá no lo son tanto, como usar aireadores en los grifos, aprovechar el agua del aire acondicionado o que sale fría al principio de la ducha para regar o fregar los suelos y regar las plantas en las horas que haga menos calor.

Todas estas acciones son muy fáciles de hacer y solo requieren pequeños cambios de hábitos. Un segundo tipo de acciones ya implican un gasto de dinero, como revisar las cañerías para que no haya pérdidas de agua, tener váteres con doble pulsador, que los grifos sean monomando, regar con un sistema por goteo o disponer de electrodomésticos eficientes, que además ahorrarán energía.

España podría llegar a recibir una multa millonaria por el desvío excesivo de agua para la agricultura, con el ejemplo de los centenares de pozos ilegales existentes.

Como tercer tipo de acciones encontramos las que están relacionadas con el consumo. Ahí Cicles también tiene mucho que decir, pero ya lo hará. Debéis tener en cuenta que producir cualquier cosa requiere agua: una sola camiseta de algodón necesita casi dos mil quinientos litros de agua, un kilo de carne de vaca necesita más de quince mil litros y un kilo de manzanas más de ochocientos litros.

Todo producto o alimento necesita agua. Así que un elevado consumo implica más agua. Pero no solo para su producción, sino para la gestión de los residuos. Con esto quiero decir que hay que generar menos residuos: evitar el despilfarro alimentario y fomentar la reutilización.

Y como cuarto tipo de actuación tenemos la presión a las instituciones para que se fomente un uso responsable y sostenible del agua, así como para que se condene su uso fraudulento. De hecho, España podría llegar a recibir una multa millonaria por el desvío excesivo de agua para la agricultura, con el ejemplo de los centenares de pozos ilegales existentes.

Así que tenemos un buen motivo para hacer presión y para que se fomenten más proyectos como el LUCDEME, que lucha para evitar la desertificación en la vertiente mediterránea y que está vigente desde 1981.

Como veis, hay muchas acciones que podéis hacer para ayudarnos al Escuadrón S en materia de agua. Si unimos vuestros poderes junto a los míos, estoy seguro que podremos acabar con Drout, Árido y Polvus. O, al menos, dejarlos en los desiertos y otras zonas secas que existen y deben existir en el planeta.

Juntos podemos hacer del mundo un lugar mejor, pero tenemos que actuar ya. ¿Empezamos?

Referencias

10 medidas para ahorrar agua en el hogar. Eldiario.es
¿Cómo ahorrar agua?. National Geographic.
Pequeños gestos.
Consumo energético en el secotr del agua. IDAE
La desertificación en España. Ministerio de agricultura, pesca y alimentación.
It takes how much water to grow an almond?!. Mother Jones
Proyecto WARKA: Torres de bambú que recogen agua potable del aire. Plataforma Arquitectura.
Europa juzgará a España por una década de expolio del agua de Doñana. Eldiario.es

Deja tu comentario!